”Era un espectáculo demasiado bonito ver cómo interactuaban todos entre sí en la mesa”, explicó Antonio Ferrari, el dueño del local.