La turista fue mordida por una cría de tiburón cuando intentaba tomarse una selfie en el archipiélago Fernando de Noronha.