La llegada de un bebé a la familia revoluciona el hogar y si hay perros estos suelen cambiar su comportamiento. En algunos casos, los canes protegen a los más pequeños igual que sus padres.