La televisión japonesa puso nuevamente a prueba a los cracs del Barcelona