La Golden Retriver de cinco años se encarga de dar cariño a quien se agache a compartir unos minutos con ella.