El comportamiento de un caballo durante un funeral causó una gran conmoción en la ciudad brasileña de Paraíba.