Un joven holandés de 19 años que estaba en el parto de su mujer comenzó a hacer graciosas caras en el momento que el bebe nacía. La reacción del flamante padre se volvió viral.