Sánchez saludó a Bravo y se sorprendió porque la camiseta que llevaba puesta estaba al revés y tenía el número 8.