Los padres instalaron una cámara en el dormitorio para registrar la complicidad entre ambos.