El momento fue captado casualmente por un hombre en Sudáfrica.