Un programa de Nueva Zelanda creó la hipotética situación