Lo que parecía ser un round decisivo terminó por ser un respiro para el boxeador boricua