El hecho ocurrió en la empresa Citilink, una aerolínea de bajo costo indonesa