Un informe del INAU de julio de 2014 vinculaba a la terminal del Cerro y a los trabajadores del transporte colectivo a la explotación sexual infantil.