Desde que se decretó en enero del año pasado la emergencia sanitaria en Salto, 144 perros fueron sacrificados, lo que representa un 83% de los caninos que dieron positivos.