El cardenal Raymond Leo Burke, conocido por ser el líder del sector ultraconservador y detractor del papa Francisco, fue enviado a una isla del Pacífico