Haber sido la primera dama de EEUU en los últimos ocho años "ha sido el mayor honor de mi vida, y espero haberles hecho sentirse orgullosos", declaró Obama entre lágrimas.