El baile de la funcionaria fue en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (ex Esma),  donde funcionó el mayor centro clandestino de detención y exterminio de la Armada durante la última dictadura.