El joven de 22 años aseguró en su juicio final que "sintió" que tenía que cometer la masacre