La azafata Ximena Suárez le agradece a Dios por haber sobrevivido aquel 28 de noviembre cuando el avión de Lamia se estrelló. Relata el drama que empezó a vivir ese día y asegura que trabaja con psicologos para volver a volar.