Tras divorciarse de su segundo marido, Johansson, dijo que la monogamia "es mucho trabajo" y que "definitivamente va contra algún instinto".