La pareja alquiló una mansión en Punta del Este de 1250 metros cuadrados, con vista al mar y dos piscinas.