El lateral uruguayo estaba sin jugar desde julio de 2016 tras haber sufrido una rotura en el tendón de aquiles.