El golero había firmado en Wanderers y pretendía jugar un año más pero una lesión lo obligó a adelantar la decisión.